SAN FRANCISCO DE ASÍS


De los Santos que conozco, San Francisco de Asís es al cuál le tengo más aprecio, al cual siento más cercano. Quería que estuviera también presente junto al resto del material en esta página. A continuación hay un enlace a la biografía de San Francisco de Asís en Wikipedia, y dos oraciones creadas por el Espíritu Santo usándolo a él como instrumento. Queridísimo San Francisco de Asís, ruega por nosotros.

Biografía en Wikipedia en español

Oracion simple


Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz.

Donde hay odio, que lleve yo el Amor.

Donde haya ofensa, que lleve yo el Perdón.

Donde haya discordia, que lleve yo la Unión.

Donde haya duda, que lleve yo la Fe.

Donde haya error, que lleve yo la Verdad.

Donde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.

Donde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.


Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado, sino consolar;

ser comprendido, sino comprender;

ser amado, como amar.


Porque es:

Dando , que se recibe;

Perdonando, que se es perdonado;

Muriendo, que se resucita a la

Vida Eterna.



Cántico de las criaturas


Altísimo y omnipotente buen Señor,

tuyas son las alabanzas, la gloria y el honor y toda bendición.


A ti solo, Altísimo, te convienen

y ningún hombre es digno de nombrarte.


Alabado seas, mi Señor, en todas tus criaturas,

especialmente en el Señor hermano sol,

por quien nos das el día y nos iluminas.


Y es bello y radiante con gran esplendor,

de ti, Altísimo, lleva significación.


Alabado seas, mi Señor, por la hermana luna y las estrellas,

en el cielo las formaste claras y preciosas y bellas.


Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento

y por el aire y la nube y el cielo sereno y todo tiempo,

por todos ellos a tus criaturas das sustento.


Alabado seas, mi Señor por la hermana Agua,

la cual es muy humilde, preciosa y casta.


Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,

por el cual iluminas la noche,

y es bello y alegre y vigoroso y fuerte.


Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra,

la cual nos sostiene y gobierna

y produce diversos frutos con coloridas flores y hierbas.


Alabado seas, mi Señor, por aquellos que perdonan por tu amor,

y sufren enfermedad y tribulación;

bienaventurados los que las sufran en paz,

porque de ti, Altísimo, coronados serán.


Alabado seas, mi Señor, por nuestra hermana muerte corporal,

de la cual ningún hombre viviente puede escapar.

Ay de aquellos que mueran en pecado mortal.

Bienaventurados a los que encontrará en tu santísima voluntad

porque la muerte segunda no les hará mal.


Alaben y bendigan a mi Señor

y denle gracias y sírvanle con gran humildad...



Coded with by barbanegra